martes, agosto 19, 2008

Neuropath. Comentario


Ya me he acabado Neuropath. Y bueno, no es malo. Pero no es Principe de Nada (ni de lejos). Lo genial de Principe de Nada es que era una excelente novela de fantasía con tintes de filosofia. Neuropath es una novela sobre la mente humana (a veces parece un ensayo) con tintes de thriller.

La novela sigue más o menos la siguiente premisa: personaje se encuentra a personaje, le explica lo que ha pasado y se lían a hablar sobre la mente humana durante líneas y líneas. ¿Es interesante lo que dicen? Sí; pero excesivo. En esta novela la idea central se come a la narración. La novela no fluye. Realmente, se podría hacer una película de 45 minutos perfectamente sobre este libro. Tiene dos o tres momentos realmente espeluznantes; de los que se te caen los huevos al suelo. De los de Principe de Nada, vamos. Pero a continuación les siguien páginas y páginas de teorías sobre el yo, la consciencia, el mundo. Además, tienes las sensaciones de que todas las conversaciones son la misma.

Me da la sensación de que Bakker ha escrito la novela en poco tiempo. Tenía una idea que quería explicar, ha hecho un argumento cortito y venga, a enrollarse. Y puede que sea cierto, porque el cuarto libro de Principe de Nada está anuncionado para enero del 2009. Y ni jarto de vino escribe esa novela en 6 meses. O sea, que lleva trabajando mucho tiempo antes de la aparación de Neuropath.

En resumen, novela interesante. Con una idea interesante y con momentos (pocos) fabulosos. Me esperaba más.

4 Comments:

Anonymous Ataulfo said...

Pues Timun Mas lo publica este noviembre (esas prisas...). La verdad es que le tengo más ganas al próximo de Khellus, y tu comentario me echa un poco hacia atrás, pero aún así no puedo resistirme a leerlo.

11:17 p. m., septiembre 23, 2008  
Anonymous Anónimo said...

Este libro caerá, porque tiene que caer, quizá con tu crítica mi idea se haya asentado un poco en lo terrenal, y lo vea más objetivo, este libro no será Dios, pero algo así como un minijesucristo, creo que si.

Y con respecto a Kellhus, Dios...quiero el 4 ya, que llevo esperando demasiado.

9:41 p. m., octubre 17, 2008  
Blogger Knut said...

Coincido contigo a medias. Es cierto que las espectativas están lejos de cumplirse para los que estamos enamorado de su otra serie, aunque en mi caso estas son tan desmedidas que suponía que sería imposible que se cumplieran. Algo así como esperar la vuelta a la vida de Dick.

La parte novela, en tanto que historia, es pobretona y dolorosamente irreal. A mi lo que más me ha dolido es comprobar que la capacidad literaria para construir personajes de EPDN (jejejeje) esté absolutamente ausente. Tanto más cuanto que la novela en el fondo pide eso a gritos. No sólo es una historia pobre sino que sus personajes son inexistentes en cuanto a personalidad.

Pero por contra, también me parece que en lo sustancial trata el mismo tema que en EPDN. Kellus como Incondicionado y Libre no deja de ser en el fondo el producto de aquello que se intenta en esta.

Porque no puedo negar que la parte artículo-divulgativo-de-revista-científica-para-todo-el-mundo me ha gustado lo suficiente como para disfrutar de modo amortizativo (no me pesa el dinero gastado, vamos) Está tan chapuzeramente metida que se lo come todo, y me hace pensar (en los terminos justificativos de todo creyente) que esta novela ha debido de estar dando vueltas en la casa de B. desde hace siglos. Tiene un punto de trabajo de filosofía que la muestra como una obra muy verde. Pero esos momentos aterradores de los que hablas apuntan calidad, y no son pocas las veces con las que te paras un ratico a discutir con lo que dice y argumenta.

Joder, lo de Apocalipsis Semántico me ha gustado tanto que no sé cómo es posible que haya vivido tantos años sin descubrir tan bello concepto.

Juas juas juas

Aunque no llene, para hacer boca está tela de bien y en todo caso es un libro muy cortito que se termina aún antes de empezar. Lo de menos es la historia, y por eso es mediocre a más no poder como novela, pero en lo demás es muy disfrutable. Ya digo, a mi me ha recordado a Asimov. Diálogos en donde uno de los interlocutores es la Caña, personajes pobrísimos y didactismo a cascoporro.

Salud!

PD: A ver si nos prodigamos más hombreeee!!! Al menos para decir que has encontrado algo delicatessen, que no en pocas ocasiones dejarme llevar por tus recomendaciones me ha dejado sus alegrías gratificadoras!!

4:36 p. m., diciembre 03, 2008  
Anonymous Ataulfo said...

Recién leído también pienso lo mismo. Creo que S.B. ha demostrado ser capaz de hacer las cosas mejor, y es que la idea con la que juega daba para mucho, pero se ve lastrada por una historia y personajes bastante malos. Parece como si la hubiera escrito con prisa, cogiendo cuatro tópicos del thriller y otros cuatro del cyberpunk y montando sus ideas (interesantes en cualquier caso).

Aún así reconozco que tras su lectura, y especialmente gracias al mini-artículo explicativo que incluye el propio autor, consigue crear cierto poso y trasmitir algunas de sus inquietantes reflexiones. Diría que hay un par de cuestiones psicológicas que me han hecho reflexionar profundamente, como la disposición del cerebro a racionalizar todo lo que percibe para que cuadre con sus propios planteamientos. Quizá debería alternan sus novelas fantásticas con ensayos, que sé yo.

Menos mal que en enero saca ya la siguiente parte del Principe de Nada, aunque esperaré a leerlo en castellano (Timun/Minotauro se está portando con este autor, lástima que sea más una excepción que una norma...)

4:18 a. m., diciembre 06, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home