domingo, diciembre 24, 2006

¿Qué hace grande a un libro?

Nota: Antes de leer esta entrada, sería conveniente leer la entrada anterior: "Ya no disfruto de la ci-fo...como antes"

Pues eso. ¿Qué hace grande a un libro?

¿La calidad literaria? Matadero 5 no es la quinta esencia del estilismo precisamente.

¿Divertirte? Nooo. No vamos a ser tan reducionistas.

¿Sorprenderte? Un elefante rosa también me sorprende.

¡La capacidad de acerte pensar! De reflexionar, de hacerte pensar en cosas que no habías pensado antes. De variar tu percepción de la realidad.

Después de leer el primer relato de Axiomático pensaba que la ci-fi se había acabado para mi. Después de leer los dos siguientes, pienso que es lo más maravilloso del mundo.

¿Cómo ha sido eso posible? Bueno, el primer relato era brillante, pero estaba por encima de mis posibilidades.

Mis capacidades lectoras son limitados. Me dan para comprender que El elfo oscuro es basura y que La afirmación es una obra maestra. Pero me impiden disfrutar como debería de obras como Vellum, La mano izquierda de la oscuridad o Fiasco.

Para disfrutar (y conseguir asimilar) una obra necesito que el autor (algunos, los grandes) rebajen un poco su nivel. Necesito que me hablen como a un niño, pero como a un niño inteligente.

En "El asesino infinito" (el relato del desaliento), Egan intenta explicarme una realidad de universos paralelos como si yo fuera un igual y, claro, no llego. Me pierdo en la jerga. Se que me está explicando algo excitante, entreveo entra la jerga, pero no llego a vislumbrar.

En "El diario de cien-años-luz" y "Eugene" Egan baja a la tierra y me explica (ya se que no sólo a mí, pero es mi único punto de vista posible, jeje, ya estoy cayendo en la metafísica de Egan) teorías igualmente excitantes a un nivel que comprendo, a un nivel que "llego".

Desde luego, si, como dije, lo que hace grande a un libro es su capacidad de reflexionar, Axiomática sería una de las obras más grandes de los últimos tiempos.

9 Comments:

Anonymous odo said...

Antes de nada ¡Feliz Navidad!

Y me alegro mucho de que te esté gustando "Axiomático". Totalmente de acuerdo en que es un libro que hace pensar. Y aún te queda lo mejor: "La caricia", "La caja fuerte", "Aprendiendo a ser yo", "El virologista moral"...

Totalmente de acuerdo en que el primer relato es un poco "técnico". A mí me gustó muchísimo, porque habla de un concepto matemático muy interesante (los conjuntos de medida cero) y lo presenta de una forma inesperada. Pero entiendo que se pueda hacer un poco árido.

Lo dicho, a seguir disfrutando :)

9:40 a. m., diciembre 25, 2006  
Blogger Nacho said...

Se me hace difícil decir qué hace grande un libro, pero sí estoy de acuerdo en que yo busco historias que, como dices, varíen mi percepción de la realidad. Que me sorprendan, me lleven por caminos poco transitados, que me hagan viajar por esta y otras realidades, que me emocionen,...

De todas formas, vuelvo a decirte que caldad literaria no tiene por qué ser verbo florido. Kurt Vonnegut la tiene, aunque creo que "Madrenoche" y "Cuna de gato" son mejores que "Matadero 5".

Por cierto, no te pierdas el ensayo de Fernando Ángel Moreno sobre la crítica literaria que ha escrito para el primer número de "Hélice".

11:35 a. m., diciembre 25, 2006  
Blogger Nacho said...

Hace poco leí a Alan Moore unas declaraciones sobre su novela "La voz del fuego", en las que se reía sobre la extremada dificultad que supone su primer capítulo (en comparación con el resto), diciendo que lo había escrito así para seleccionar a sus lectores. Quería provocar, romper, convulsionarlos,... y ver quién aceptaba el envite. Quizás es el motivo por el cual Egan situó al comienzo de "Axiomático" un relato así.

Todavía no he leído el libro, pero "Aprendiendo a ser yo" es... en fin. Faltan las palabras.

11:41 a. m., diciembre 25, 2006  
Blogger Instantón said...

Feliz Año Nuevo, que ya está al caer. La antología de Egan es lo mejor de lo mejor. Yo me lo estoy leyendo muy lentamente, y aunque aún me quedan un par de cuentos me está pareciendo impresionante. Me voy a subir al carro de los que piensa que Egan es mejor en distancias cortas que largas.
Te espera todavía lo mejor de la antología. Hay dos cuentos que me han dejado de piedra, con el corazón en un puño, y creo que por tus gustos te encantarán Cloud, o alguno de los restantes. Ya nos comentarás.
En mi caso es cierto que me vuelto un sibarita de la ciencia ficción y busco cf que me haga pensar, no sé muy bien decir qué, pero pensar. Eso sí, disfruto mucho más cuando esa cf hace algún tipo de planteamiento que pueda enfocarse desde un punto de vista gnoseológico, o una nueva visión de la realidad. En el fondo, eso que comentas en la otra entrada de buscar otra forma de ver las cosas es algo así.
Yo creo que la cf es el género que mejor aporta eso, el problema está en la poca cantidad de obras de entidad que lo hagan. Y yo, aunque sigo siendo un defensor de los contenidos frente a la forma, cada vez busco más la calidad literaria que permita dar sentido a los contenidos. Por eso me cuesta ahora leer cf que me llene realmente. Creo que desde perspectivas y percepciones muy diferentes muchos tenemos la misma ansia lectora, y las mismas ganas de plantear una crítica frente a una parte del género que no nos acaba de colmar nuestras expectativas como lectores.

4:09 p. m., diciembre 25, 2006  
Blogger cloudXXI said...

Gracias por vuestras aportaciones.

-> De todas formas, vuelvo a decirte que caldad literaria no tiene por qué ser verbo florido. Kurt Vonnegut la tiene, aunque creo que "Madrenoche" y "Cuna de gato" son mejores que "Matadero 5".

De acuerdo en lo de "verbo florido". La sombra del viento está lleno de frases, presuntamente, bellas y me parece horroroso. Pero a Vonnegut no le veo un gran estilo. Aunque aún está por definir que es un buen estilo.

Nacho-> Leete Axiomático. Aunque el estilo de Egan es un tanto chapucero: interrumpe la narración para liarse a explicaciones, lo cual es el error más habitual del escritor novato. Las "explicaciones" deben estar integradas en el desarrollo de la trama. Esta técnica la dominan como nadie David Mitchel y, sobretodo, Priest.

Odo-> Eso espero, que lo mejor este por llegar.

Instanton-> Como siempre, me dejas sin palabras. Realmente, yo creo que tu genero es más el realismo mágico moderno que la ci-fi. Ya probaste con El prestigio, deberías probar Nunca me abandones, Vellum o La afirmación.

P.D.: Resulta curioso que recibes más contestaciones cuando hablas del genero que cuando hablas de libros en concreto.

¡Féliz navidad!

6:17 p. m., diciembre 25, 2006  
Blogger JJ said...

Yo estoy en ello; creo que no hace falta poner la trama en diagramas de Feynman para disfrutarla. Basta con que suene plausible.

9:47 p. m., diciembre 25, 2006  
Blogger Instantón said...

Es posible que sea ese realismo mágico lo que tenga que buscar, no sé. De todos modos quiero leer más cosas de Priest y La afirmación está entre las primeras opciones. Tomo nota de tus recomendaciones.

10:47 p. m., diciembre 25, 2006  
Blogger Daniel Gonzalo said...

Buens

Instantón --->En mi caso es cierto que me vuelto un sibarita de la ciencia ficción.

Yo creo que es una cuestión de etapas... está claro que a todos nos encanta la cf, pero no todos disfrutamos de la misma de la misma manera y ni siquiera disfrutamos la misma en periodos distintos de la vida.

A mi me ha pasado un par de veces: pocas ganas de leer, aburrimiento ante la última-macro-saga-que-cambiará-el-mundo-de-una-vez-por-todas-antes-del-desayuno.

Luego llegan libros como la Ciudad del grabado por ejemplo y vuelven las ganas de que te descubran cosas, de que de descubran personajes y de que te maravilen con la prosa....

Axiomático rules!!!!

feliz NAvidad ;)

6:30 p. m., diciembre 26, 2006  
Blogger Toniluro said...

A pesar de que no soy lector de relatos, prefiero la novela y cuanto más larga mejor, he sucumbido a los elogios que hacéis de esta recopilación de Egan y me pasé este sábado por gigamesh para comprarla.

Espero que merezca la pena.

1:04 p. m., enero 02, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home